comida-saludable

Seguridad alimentaria durante el verano

El verano y sus altas temperaturas facilitan la contaminación de  alimentos y bebidas, provocando malestares gástricos: nauseas, vómitos y diarreas,  que podemos prevenir, aplicando algunas reglas de seguridad.

La Organización Mundialde la Salud (OMS) propone 5 consejos prácticos para controlar la proliferación o desarrollo de gérmenes nocivos causantes de estas  enfermedades:

  1. Mantener la higiene total, tanto de las personas como de los lugares físicos y utensilios que se utilizan para elaborar alimentos: mesadas, paredes, cubiertos, etc.
  2. Lavarse las manos antes y durante la manipulación de alimentos con abundante agua y jabón.
  3. No permitir que entren en contacto alimentos crudos con alimentos cocidos o con aquellos que ya están prontos para su consumo. Evitar cortar o picar alimentos que se consumirán crudos, en tablas donde se apoyaron carnes crudas. Se evitará así la contaminación cruzada de alimentos.
  4. Mantener los alimentos a temperaturas seguras: frías (4 a 5 ºC, equivalente a la temperatura de refrigeración) o calientes (más de 60ºC), temperaturas en las cuales el desarrollo microbiano se hace más lento.
  5. Independientemente de la época del año, se deben cocinar completamente los alimentos, no es suficiente la cocción por fuera, sino que debe llegar el calor al interior del alimento, que permita la destrucción total de gérmenes y/o parásitos.

Debemos recordar junto a estos consejos, la importancia del uso del agua y la elección de productos seguros.

 

Respecto al primero: utilizar siempre agua potable, no sólo el agua para beber o elaborar jugos, sino el que se utiliza para elaborar hielo. El agua es un medio de cultivo ideal para microorganismos nocivos para la salud.

 

En referencia al segundo: elegir alimentos sanos, frescos y en buen estado de conservación; consumir siempre leche pasteurizada o ultrapasteurizada; la leche cruda es un sustrato ideal para el desarrollo de un gran número de géneros bacterianos: algunos beneficiosos y otros perjudiciales, que ocasionan alteraciones diversas del alimento y sus propiedades, pudiendo provocar enfermedades importantes en los humanos.  Seleccionar productos elaborados por empresas confiables. Respetar la fecha de vencimiento de los productos, indicación clara de su no consumo pasada la misma.

 

Proteja su salud  y la de los suyos, minimizando las posibles contaminaciones de los alimentos, muy frecuentes en los meses de altas temperaturas.