calcio

El consumo de leche favorece la Salud.

La leche está formada por una gran variedad  de componentes altamente beneficiosos  para la salud, entre los que se destacan sus proteínas de alta calidad nutricional, los hidratos de carbono o lactosa y las grasas, además de vitaminas y minerales. Dentro de las grasas el mayor porcentaje corresponde a grasas saturadas en un 62% y el resto a grasas insaturadas. Es importante resaltar aquí que,  a pesar de que el mayor porcentaje son  grasas  saturadas, un 15% de éstas corresponde a ácido estéarico que es neutro en su acción aterogénica y el resto  son ácidos grasos como el laurico, mirístico y palmítico cuya acción aterogénica está en revisión. Dentro de los insaturados, la hidrogenación natural en el rúmen de la vaca produce  ácido linoleico conjugado (C.L.A.) y ácido Vaccenico Los CLA  han demostrado ser eficaces en la prevención de Enfermedades Cardiovasculares  y algunos tipos de Cáncer, así como poseer un gran efecto en la estimulación del sistema inmunológico.

Paralelamente, la grasa de los lácteos es un nutriente importante e imprescindible para la formación de hormonas del aparato reproductor, como los estrógenos y el estradiol.

La grasa de la leche es  vehículo de vitaminas  liposolubles como la A, D, E y K, relacionadas con funciones de la vista y la piel, fijación del calcio en el esqueleto, potentes antioxidantes y funciones de regulación en la coagulación.

Todos estos avances en el conocimiento sobre la composición de la grasa de la leche han permitido demostrar que esta grasa no es responsable de los efectos negativos que se le adjudicaban en el pasado; por el contrario cada vez más surgen evidencias científicas sobre efectos beneficiosos en la salud.

El consumo de leche cubre un relevante papel nutritivo en las etapas de crecimiento de los niños y adolescentes, porque la combinación de sus nutrientes  favorece  la formación y fortalecimiento de huesos y dientes. Son los lácteos los responsables de aportar el calcio que el cuerpo necesita para un óptimo desarrollo de la masa ósea.

Se recomienda a nivel mundial el consumo de 3 porciones de lácteos por día, incluyendo leche, yogures y quesos. Así se logran incorporar el 70% del calcio necesario, la mitad de las proteínas, 33% de fósforo, 28% del potasio en tan sólo 330 calorías, el 15% de las calorías que se deben consumir en un día.

El consumo de 3 lácteos por día contribuye en forma eficaz en la promoción de la salud y en la prevención de diversas enfermedades.

 

Bibliografía.

Nutrición y Osteoporosis. PhD. Connie M. Weaver. Department of Nutrition Science. Purdue University West Lafayette. IN.

Bernier, L.A., Roundtable discussion on milk fat, dairy foods and coronary heart desease risk, J Nutr. 123, 1175, 1993-