20111103-hipertension-arterial-plato

DÍA MUNDIAL DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL.

DÍA MUNDIAL DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL.

14 de Mayo de 2017.

La Hipertensión Arterial  es  una enfermedad crónica, caracterizada por un aumento de la presión sanguínea en las arterias por encima de valores normales.  Al hablar de enfermedad crónica, significa que no tiene cura, pero que si se implementa un tratamiento eficaz, se logra mantener la presión controlada.

En Uruguay las Enfermedades crónicas no trasmisibles provocan el 60% de las defunciones. Estas enfermedades  son las cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y la enfermedad pulmonar crónica.

La hipertensión arterial  es el principal  factor de riesgo de las Enfermedades Cardiovasculares  (EC). Las EC tienen un gran impacto en la salud de la población.  En Uruguay, según datos del Ministerio de Salud MS  un 38,7% de la población entre 25 y 64 años padece de hipertensión arterial.

A la hipertensión arterial  se la conoce como el “Asesino Silencioso”, ya que no presenta síntomas mientras va dañando todo el aparato cardiovascular, el cerebro, los riñones y los ojos.

En toda esta semana se desarrollarán diversas actividades en todo el país a nivel de organismos públicos y privados, favoreciendo que los uruguayos tomen conciencia de esta afección y se tomen la presión. La pesquisa o la búsqueda de la enfermedad es el primer paso de la prevención. Y luego en caso de detectarla, implementar un tratamiento adecuado a la brevedad.

Frente al  diagnóstico de Hipertensión Arterial se sugiere evitar el consumo de sal, sal marina, sal de ajo o de otros sabores, sal del Himalaya   como agregado a las comidas o como ingrediente de productos alimenticios.

 

Para lograr una eficaz prevención de la hipertensión arterial se recomienda:

  • Lograr y mantener un peso adecuado. El sobrepeso y la obesidad favorecen la hipertensión.
  • Realizar además ejercicio físico en forma regular, al menos 150 minutos por semana: caminar, hacer gimnasia, andar en bicicleta, subir escales, practicar deportes o cualquier tipo de actividad física que implique moverse más.
  • Evitar la adicción al tabaco.
  • Moderar el consumo de sal en las comidas diarias, agregando la misma sólo al momento de elaborar las comidas y no una vez servida en el plato.
  • Comer frutas y verduras en forma diaria; estos alimentos presentan vitaminas, minerales y fitoquímicos que contribuyen en el control de la presión. El mínimo recomendado a nivel mundial es de consumir  “5 al día”.
  • Reducir o eliminar el consumo de bebidas alcohólicas, ya que se asocian con un aumento de la presión arterial.

 

Una vez detectada la enfermedad,  desde el punto de vista nutricional, se sugiere una alimentación saludable y balanceada, rica en frutas y verduras y baja en grasas. Evitar el agregado de sal así como de todos aquellos alimentos o condimentos que posean cloruro de sodio en sus componentes.  Asimismo evitar el consumo de alimentos con elevado porcentaje de sal como fiambres, sopas instantáneas, embutidos, aderezos ya prontos para su uso, salsa, alimentos para copetín, etc.